Manuscritos de las aras del bosque 22

1998       Libros de Plomo | Libros de Plomo

Emulsión fotográfica técnica mixta y collage sobre plomo fundido y cofre de madera

MANUSCRITOS DE LAS ARAS DEL BOSQUE

La Naturaleza es el espejo que refleja el mundo arquetípico y divino. En las claridades del bosque arraigan los espejos que reflejan la unidad infigurable, infinita e inefable. 

La seducción es un bosque donde humea todavía la rúbrica de la nada. El ritual del amor, alocado y fugitivo de primavera en primavera, el lenguaje de la Naturaleza y del hombre en armonía con su ecosistema se deshila sobre el jardín y construye una espacialidad metafóricamente relacionada con la arquitectura Rococó, Plateresca o Herreriana. 

Los Juegos del Sacromonte se corresponderían con la cuarta estancia, la de la Ficción de la España Imperial y Católica.

La impenetrabilidad del bosque fue deificada en la Batalla de los árboles que cantaron los bardos de los pueblos celtas, también en las leyendas que las antiguas culturas han dedicado apasionadamente a los Dragones, estos colosos defensores de los umbrales. 

Un modo de definir la estética plástica de la Naturaleza lo figura el concepto del jardín, en el que la forma de lo salvaje es manipulada. El arte “en” el paisajismo del Jardín Inglés o Jardín Romántico respeta la Naturaleza en sí misma. El Jardín Clásico o Jardín Francés, al contrario, cultiva el arte “del” paisaje y busca su arquetipo ordenando y disciplinando la Naturaleza.

El Espacio Verde es el jardín de la reordenación urbana en el tiempo que nos ha tocado vivir. De por sí el término es cuantificador y cualificador. Se valora la utilidad de la Naturaleza respecto al hombre y se crea un paisaje o jardín en los perímetros de una sospecha que somete a la belleza y el arte en función de la evasión y el compromiso.

37 x 33 x 6,5 cm.