Libro de sangre 21

1998       Libros de Plomo | Libros de Plomo

Emulsión fotográfica, técnica mixta y collage sobre lino encuadernado con cubiertas de lino

LIBRO DE SANGRE

Régulo se dejó llevar insensiblemente por el tonel, Lucrecia por el puñal, Sócrates por el veneno, Anaxarco por el mortero, Escévola por el fuego, Cocles por la vorágine… y tantos otros virtuosos derrotados por toda suerte de fatales confabulaciones y torturas que han escrito los sacrificios y muertes sacrificiales, mas no en vano. 

Hay tantos autores martirizados, que su tormento nos ayuda a soportar el nuestro. Todas las doctrinas de acción y de combate, con sus ardides, esquemas y aparatos, han sido inventadas únicamente para proveer a los hombres de una conciencia limpia, permitiéndoles odiarse, noblemente. El humanismo es un eco astillado. El amor es un sentimiento desinteresado, una calle de dirección única, el amor es un asunto entre un objeto y su reflejo.

La neutralización y absorción de las masas se ejecuta desde su propia inercia. Las masas absorben toda la energía social, pero la refractan. Ni reflejan ni reflexionan en lo social, el espejo de lo social se hace añicos sobre ellas.

Hoy no sería posible sostener la doctrina platónica que otorga a los sabios y doctos las riendas de la República. El mundo era más joven entonces. La máscara de sangre de la tragedia se abre en los espacios Dóricos de la Grecia arcaica.

Cuando alguien llega al límite de sí no desea sobrevivirse, víctima de un apocalipsis íntimo, abre la puerta de la novena estancia de los Juegos del Sacromonte, la de La Sangre

Puede que lleguen tiempos de terror y de miseria grande, mas si dentro de la desventura ha de abrirse alguna ventana, será tan sólo espiritual, dirigida hacia atrás para salvaguardar la cultura de tiempos pasados y dirigida hacia delante para representar incansablemente, con sereno júbilo, el espíritu de una época que, de otro modo, se hundiría en el materialismo.

50 x 32 x 5 cm.